Maratón de Nómadas, alrededor del mundo. Costa Rica

¿Qué harías con tu vida si el dinero no importara?

Año 2017, decido hacer un parón en mi vida, un parón que cambio todo.

Una decisión que ha sido de las mejores de mi vida, decidí parar temporalmente 3 meses mi trabajo como entrenador personal de forma presencial. Más tiempo hablando de viajar que otra cosa, me empujaron a viajar incluso mis deportistas.

Cogí una mochila y me embarqué en el viaje. Primer objetivo: ½ Maratón de Costa Rica. Sin expectativas, si me aburría o echaba de menos mi país, mis amigos o lo que fuera, pues me regresaba.

Aterricé al mediodía en San José, después de estar unas horas esperando en una cafetería trabajando en los entrenamientos online, me recogió Sergio que era la persona que me iba a hospedar de forma gratuita en su casa. Si gratuito, solo con el afán de un intercambio cultural. Haciendo Couchsurfing, que es dormir en un sofá. Me gusta mucho esta modalidad ya que puedes conocer de verdad la vida de la gente en otros lugares.

El día anterior a la carrera fuimos a recoger los dorsales y al día siguiente ya me esperaba el bus de la organización que contraté para que fuera todo super sencillo y yo solo pudiera concentrarme en correr. Nos llevaron hasta la línea de salida y se notaban los nervios de la gente.

Me sorprendió mucho el colorido, todo camisetas llamativas, me gustaba mucho, irradiaban felicidad.

Estaba apunto de dar comienzo a lo que en ese momento no sabía que era mi viaje alrededor del mundo participando en carreras.

Una carrera peculiar, me llamó mucho la atención la cantidad de perros que nos animaban entre comillas, nos miraban mientras rebuscaban en la comida.

La carrera perfecta la verdad, 1:32:35 y 4:20 media el km.

Todo el tiempo perfectamente aguantando el ritmo, nos daban agua en bolsas de plástico, la verdad que nunca lo había visto y me sorprendió muchísimo, Dorsal 2215, el primero de mi colección de dorsales que llevaría junto a las medallas. Tenía pocos recuerdos pero esos deben estar junto a nosotros siempre.

No conocía a nadie, me senté en un banco y ví a una familia orgullosa de su hijo porque había logrado cruzar la meta. Me emocioné un poco porque me acordé perfectamente de mi madre y de mi padre cuando vienen a animarme y esa sensación es brutal.

En Costa Rica estuve pocos días, ya que luego me fui a Panamá.

ENTERATE DE TODO

GRUPO EXCLUSIVO DEL PODCAST

Elige lo que escuchar en cada capitulo, entérate de todo antes que nadie

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.